Una disputa diplomática que se batirá a duelo en el court central de Wimbledon.


Mañana se enfrentarán Novak Djokovic y Kevin Anderson por la segunda ronda de Wimbledon en un partido que en la previa, está rodeado de debates políticos internos en relación a los dos sindicatos que representan los intereses de los jugadores del circuito masculino: por un lado, el Consejo de la ATP, del cual el sudafricano es miembro, y la PTPA (Professional Tennis Players Assotiation), donde el serbio junto con el canadiense Vasek Pospisil son sus dos más fuertes baluartes.

En los últimos días, este último organismo, fundado durante el US Open 2020 como alternativa a la de la Asociación de Tenistas Profesionales, sacó un comunicado que fue muy criticado por la esfera tenística en donde dejaba al descubierto su malestar contra el órgano oficial debido a la votación de un plan de desarrollo a largo plazo en el circuito, dudando de la importancia que se le da a los derechos de los jugadores y al acceso a la información.

“La ATP está negociando acuerdos secretos en secretos para su propio beneficio. Es momento de que los jugadores tengan un verdadero asiento en la mesa”, reza el comunicado que Djokovic publicó en redes.

Por el lado del Consejo, la respuesta de Anderson se da a conocer horas antes de su duelo ante Nole en All England. “Es injusto que se hable de poca transparencia. Estamos dedicando nuestro tiempo en representar a los jugadores lo mejor que podemos. Es cierto que hay ciertas cosas que son privadas, pero invito a la gente a que venga y hablar sobre el tema”, respondió de esa manera el sudafricano al comunicado de Djokovic y compañía.

Foto principal: Noticia Al Día