La japonesa ganó su primer título de Grand Slam pero fue opacada por la lamentable actitud de Serena Williams.


Un trofeo de Grand Slam ganado a los 20 años y habiendo derrotado en la final a una leyenda como Serena Williams debería ser un motivo más que suficiente para demostrar la inmensa alegría que ello representa.

Sin embargo, la desagradable situación vivida por la japonesa Naomi Osaka estuvo lejos de ser así. La fiesta de la nipona tras coronarse en el US Open 2018 se vio opacada por los insultos de su rival Serena para con el juez de silla Carlos Ramos. Ver episodio de Serena Williams

Luego de vencer a la norteamericana por 6-2 y 6-4, Osaka no pudo contener las lágrimas de felicidad y tristeza en la ceremonia de premiación tras el tenso momento en el estadio.




Foto principal: La Afición