El doble campeón de Wimbledon pone en llamas al público.


Nuevamente Andy Murray es el encargado de cerrar la jornada en el court central del All England. Otra vez hablamos de un partido con mil emociones como el de primera ronda ante el georgiano Nikoloz Basilashvili. Un escocés intenso y muy metido emocionalmente, superó otra barrera más en Wimbledon para confirmar su amor por este noble deporte.

La realidad es que Sir Andy es el gran animador de La Catedral en esta temporada. Con mucha lucha y por supuesto, pinceladas del tenis estético que ya se le conoce, Murray sobrevivió a otra batalla, esta vez ante el alemán Oscar Otte. Fue 6-3, 4-6, 4-6, 6-4 y 6-2 en casi cuatro horas de un partido que a pesar del significante lastre físico que conllevó para el británico, también le sirve como un tobogán anímico incalculable para lo que vendrá.

Denis Shapovalov será su rival en tercera ronda y seguramente este partidazo se tendrá lugar en la central, un estadio que pocos como Andy Murray pueden encender.

Foto principal: Wimbledon