El escocés Andy Murray, ex número uno del mundo, dio positivo de COVID-19 y peligra su participación en el Abierto de Australia, evento a disputarse del 8 al 21 de febrero y para el cual había recibido una invitación.

En relación a esto, la organización del primer Grand Slam de la temporada emitió un comunicado en el que dejó abierta la posibilidad de que el finalista en cinco ocasiones esté en el certamen: “Él no va a estar disponible para unirse a los vuelos directos oficiales del AO que llegarán a Australia en los próximos días, ni para el período de cuarentena con los otros jugadores. Los fans aman a Andy, nosotros sabemos que él ama competir en Melbourne y cuán duro trabajó para está oportunidad”.