Se cumplirán en breve, once años del día que Juan Martín Del Potro se llevó todas las miradas y aplausos del mundo tras vencer a Federer y coronarse campeón en suelo norteamericano.


HORARIOS DEL US OPEN 2020


Cuando para muchos ese lunes 14 de septiembre fue un día cualquiera, para otros tantos esa jornada significó un antes y después para toda la vida y si no me creen, pregúntenle a Juan Martín del Potro, quién en aquella oportunidad llegaba a su primera final de Grand Slam y lo hacía a lo grande alzando el título tras vencer al número uno del mundo e invencible por aquel entonces, Roger Federer.

Más de una década nos separan de dicho triunfo, pero hasta el día de hoy las imágenes parecen estar más que frescas. Un joven nacido en Tandil de 20 años supo entregarle a nuestro país un nuevo título grande, sentándose en una mesa en la que solo estaban Guillermo Vilas, Gabriela Sabattini y Gaston Gaudio.

El suizo ostentaba un récord de 40 victorias al hilo en Nueva York, con 5 títulos de forma consecutiva, además de haber obtenido ese año su primer Roland Garros y su quinto Wimbledon. Pero todos esos números no le impedían a la ‘Torre’ llegar con la ilusión de coronarse campeón y más, siendo el sexto mejor jugador del mundo y tras haber derrotado en las semifinales de manera categórica a Rafael Nadal por triple 6-2.

El entonces pupilo de Franco Davin ya había alcanzado ese año grandes resultados, logrando semifinales de Roland Garros (perdiendo en 5 sets ante Federer), final del Masters 1000 de Canadá y título en Washington. A pesar de estas enormes actuaciones, ni el propio Delpo se imaginaba las dos semanas que viviría en el US Open.

“Siempre había soñado con ganar ese torneo. Uno de los momentos más lindos fue cuando me entregaron la copa, le di un beso y la levanté… Estaba muy emocionado, lloraba como un chico. Esa noche cumplí un sueño. Hay veces que veo vídeos de esa final y digo ‘Espero que no pase otra cosa y que sea real que gané yo'”, relataba Del Potro luego de hacer su sueño realidad.

Del Potro se convirtió en el tercer argentino después de Vilas y Sabatini en consagrarse en el Us Open. (Foto: RTVE)

Aquel lunes en suelo neoyorquino, el estadio más grande del mundo del tenis vivió una batalla de 5 sets entre una leyenda como Roger y un insipiente talento llamado Juan Martín, digna de repetir durante muchas décadas. Tal es así que fue el suizo quién expresó su deseo de repetir esa definición unos años después: “El partido con Juan Martín en el US Open 2009 sería el que más quisiera volver a disputar”.

Luego de 4 horas de encuentro, donde ambos jugadores se estaban moliendo a golpes, Federer lanza un revés que cae fuera de los limites de la cancha y así, llegó el momento de festejar. Un festejo que inició con Del Potro tirándose al suelo, pero que continúo por miles de kilómetros lográndose escuchar por todo un país que se alegraba por su victoria.

Fue aquella histórica noche, cuando un joven de 20 años entraba para siempre en la historia del tenis argentino y mundial. Fue allí, cuando un muchacho que lucho tanto por sus sueños pudo tocar el cielo con las manos y festejar como solo él se lo merecía. Claramente si hay una noche para rememorar, fue esa.