El juez de la causa, Anthony Kelly, ordenó la liberación del N°1 del ranking ATP y el serbio podría llegar a disputar el Australian Open.


Kelly determinó que el gobierno australiano deberá pagar los costos del juicio y, además, anuló la decisión de cancelar la Visa del tenista.

Ante este panorama, la palabra de “Nole” no tardó en llegar y en su cuenta de Twitter publicó que sus intenciones de disputar el primer Grand Slam de la temporada seguían en pie: “A pesar de todo lo que ha pasado, me quiero quedar y tratar de competir en el Australian Open. Sigo concentrado en eso”.

Mientras Djokovic ya se entrenó en Melbourne, el “Nole-Gate” aún no terminó, ya que el ministro de inmigración de Australia, Alex Hawke, declaró que todavía no se ha tomado una decisión y que aún le pueden cancelar la Visa.