Alarmas encendidas y alerta roja para todos los organizadores de los torneos porque se esperan cambios para todos sin excepción alguna.



Duro momento para estar en los pies de los directivos del mundo tenis, entre ellos Andrea Gaudenzi, intentando rearmar un calendario hasta final de año. Justamente el presidente de la ATP debe pasar días y noches juntando torneos y agregándolos a meses como si estos se trataran de piezas dentro de un rompecabezas.

Cuando la actividad se encuentra parada oficialmente hasta el próximo 13 de julio, todo parece indicar que este tiempo se extenderá. De hecho, el gobierno de Quebec anuncio mediante un decreto, la imposibilidad de llevar a cabo eventos deportivos hasta el 31 de agosto, por ende, la suspensión del Masters WTA de Montreal. Por su parte, el Masters 1000 de Toronto aun sigue en pie.

Al igual que en la provincia de Quebec, el gobierno de Alemania dictamino la prohibición de grandes eventos hasta el 31 de agosto, dejando así cancelado el ATP 500 de Hamburgo.

Los organizadores del campeonato alemán esperan poder reprogramar el torneo para el mes de septiembre, que alberga cuatro de sus cinco semanas ocupadas entre el Us Open y Roland Garros.

El sorpresivo movimiento de Roland Garros hacia mediados de septiembre generó revuelo en todo el mundo y, mas aún, con todos los torneos con los cuales el Grand Slam parisino se interpone como los ATP 250 de Sofia, Chengdu, Zhuhai, Metz, San Petersburgo y la Laver Cup.

http://www.batennis.com/roland-garros-postergado/

Dicho cambio de planes fue respaldado por el ex tenista italiano Gaudenzi, que espera poder llevar a cabo los Abiertos de Estados Unidos y Francia, “Quiero que los jugadores puedan jugar el Us Open, Roland Garros y, ademas siete de los nueve Masters 1000 del año previo a las ATP Finals”.

“Si el tenis no regresa para septiembre, dudo mucho que sea mas allá de ese mes. Los jugadores están teniendo un largo descanso, así que definitivamente vamos a jugar en noviembre y diciembre de ser necesario” fueron las declaraciones del presidente de la ATP ante todas las dudas sobre el regreso del tenis.