Dentro de lo que fue un maratónico encuentro entre la italiana y Sara Sorribes Tormo, el padre y entrenador de la local incomodó a la jueza Lara Morange en varias ocasiones.


En el duelo de primera ronda de su hija Sergio Giorgi, oriundo de la ciudad de La Plata, Argentina, y ex combatiente de la Guerra de las Malvinas, no contuvo su enfado contra la umpire por diferentes decisiones en algunos puntos y comenzó a hablarle en el medio del partido.

Tras varios momentos incomodos, Morange llamó por handy a un seguridad para que la respalde.

“¿Es posible que vos te quedes por aquí, alrededor? Porque el padre de Giorgi está muy loco y me gustaría tener a alguien”, fueron las palabras de la jueza, que en repetidas ocasiones le había marcado a Sergio que no debía hablarle a ella.