El tenis argentino nos ha dado una cantidad de alegrías imposibles de enumerar. Campeones de Grand Slams, números uno del mundo, medallas olímpicas, hazañas en la Copa Davis, triunfos memorables sobre grandes campeones, y un sinfín de emociones más. Pero también tuvimos momentos no tan felices, aquellos partidos que nos duelen y mucho porque la lógica presuponía una victoria, pero principalmente por el hecho histórico que lamentablemente se frustra.

La noche del jueves 25 de febrero, en Córdoba, estuvimos a un triunfo de poder tener cuatro tenistas argentinos en una semifinal de torneo ATP, algo que sólo sucedió en Hamburgo 2003 cuando llegaron Guillermo Coria, Agustín Calleri, Gastón Gaudio y David Nalbandian. El responsable de que ese momento histórico no se dé fue el español Albert Ramos Viñolas, quien derrotó de manera inesperada a Diego Schwartzman, (primer preclasificado y 9° del ranking) por 6/1 4/6 6/3.

Si seguimos con la lista de esas derrotas inesperadas que duelen, la primera que se viene a la mente es la final de Roland Garros 1982, donde un jugador consagrado como Guillermo Vilas, en un momento notable de su carrera, se enfrentaba con un joven casi desconocido de 17 años, el sueco Mats Wilander, que si bien había hecho semifinales de Roma, no estaba entre los favoritos del torneo. En casi 5 horas de batalla, el jugador argentino perdió por 1/6 7/6 6/0 6/4 y se le escurre la posibilidad de obtener su 5to torneo grande.

Podríamos agregar a la lista la semifinal del mismo torneo, cuando Wilander eliminó a José Luis Clerc (sembrado cuatro) por 7/5 6/2 1/6 7/5, evitando la primera final de un Grand Slam entre tenistas argentinos, hecho que sucedería en la final de París 2004 entre Gastón Gaudio y Guillermo Coria.

En el año 1985 se definían, en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis, una serie muy caliente entre Argentina y Rusia, para mantenerse en el grupo mundial de la Copa Davis. En el quinto punto se enfrentan José Luis Clerc (24 ATP) y Andrei Chesnokov (196 ATP), con el triunfo del ruso por 2/6 1/6 6/2 6/4 6/2. Hay que mencionar que Chesnokov también había derrotado a Martín Jaite (20 ATP) dos días antes.

La Copa Davis nos tuvo acostumbrado a muchos sinsabores, como fue en el año 1994 en la serie entre Argentina y el local Uruguay, equipo que nunca nos había podido derrotar. El quinto punto se define entre Javier Frana (102 ATP) y Diego Perez (363 ATP) con una clara e inesperada victoria del tenista charrúa por 6/3 6/4 7/6. La serie correspondía a la final de la zona americana y con la derrota se perdió la posibilidad de pelear por la vuelta al grupo mundial.

En el año 2002 se jugó en Buenos Aires la segunda edición del ATP 250 de Argentina, y llegan a la final Agustín Calleri y el chileno Nicolás Massú. En una notable demostración del cordobés, donde llegó a estar 6/2 5/1 y tener a 2 match points para poder coronarse campeón del torneo local, el partido se le terminó escapando de manera increíble y Nicolás logró cerrarlo finalmente 2/6 7/6 6/2.

Se jugaba la semifinal de Roland Garros 2003 entre Guillermo Coria y el holandés Martin Verkerk (46 ATP). El jugador argentino era por entonces uno de los mejores tenistas sobre polvo de ladrillo y amplio favorito para llegar a la final frente al español Juan Carlos Ferrero. Inexplicablemente el partido fue para Verkerk en sets corridos por 7/6 6/4 7/6.

Nos vamos a la siguiente edición del Grand Slam parisino, donde tuvimos la oportunidad histórica de tener a 4 tenistas en las semifinales de Roland Garros. El póker estaba servido, solo faltaba que Juan Ignacio Chela derrotara al británico Tim Henman. Si bien por el ranking ATP el jugador inglés estaba mejor ubicado (en el puesto 9 mientras que el bonaerense era 23), por las características de la superficie se podría decir que Chela tenía muchas chances contra un tenista que se destacaba principalmente en canchas duras. Pero el resultado no dejó lugar a dudas y fue un 6/2 6/4 6/4 para Henman, que imposibilidad de ese póker soñado.

En el Australian Open del 2006, también en instancias de semifinales, se enfrentaban David Nalbandian (4 ATP) y el chipriota Marcos Baghdatis (54 ATP), quien de manera sorpresiva había llegado a instancias decisivas del torneo. El trámite del partido se encaminaba muy tranquilo a favor del, en ese entonces, flamante campeón del Masters de Shanghai, pero todo se transformó en una pesadilla y Baghdatis logró el pasaje a la final por 3/6 5/7 6/3 6/4 6/4.

Llegamos a Mar del Plata en el 2008, a una final de Copa Davis contra España sin la presencia de Rafael Nadal. Oportunidad inmejorable para poder alzar por primera vez la ensaladera de Plata. Luego de una clase magistral de David Nalbandian contra David Ferrer en el primer punto, llegaría el turno del jugador del momento, que venía de jugar el Masters en China, y que se enfrentaba con Feliciano López, un tenista que no estaba dentro de los mejores 30 del mundo ni tenía grandes resultados hasta ese momento. La historia es conocida, luego de ganar el primer set, empezaron los problemas para Juan Martín del Potro con la telaraña que le colocó el español en cancha, y también con una molestia en uno de sus aductores. Fue finalmente 4/6 7/6 7/6 6/3 para Feliciano y el comienzo de una debacle que jamás olvidaremos.

Por último, no hay que dejar de lado lo sucedido a principios del 2020 en Bogotá, con la durísima caída por Copa Davis contra el equipo local, dejándonos afuera de las finales de Madrid (originalmente para 2020 pero luego postergada para noviembre 2021). El héroe en esa oportunidad fue el colombiano Daniel Elahi Galan, que con su puesto148 ATP, le ganó sin dejar dudas a Leo Mayer (118 TP, pero jugador copero por excelencia) por 6/1 6/4 y a Juan Ignacio Londero (62 ATP) por 6/3 6/4, sentenciando la suerte de equipo albiceleste.

 

En síntesis, les mostramos a continuación nuestro Top-10 de caídas sorpresivas y dolorosas de la historia del tenis argentino, ordenadas cronológicamente. ¿Hay algún partido que estaría faltando?