El suizo de casi 40 años de edad recibió un warning por parte del juez de silla debido a que estaba demorando el juego mientras Cilic estaba preparado para sacar.


En la Philippe Chatrier se vivió un momento que no suele suceder mientras esté Roger Federer en la pista. Mientras su rival Marin Cilic estaba listo para comenzar el punto, el suizo aún no estaba preparado para recibir y al demorarse el juez de silla decidió darle un time violation warning.

Imagen

Federer, sorprendido ante esta situación, se acercó a la silla del Umpire a reclamarle; “Cuando el pone el pie para sacar no quiere decir que esté listo, todavía le quedan 10 piques. Cuando él arranque a picar la bola, recién ahí estaré listo”.

El juez de silla sostuvo su decisión y a los pocos segundos se sumó Cilic a la conversación: fue ahí cuando Federer intentó conseguir un aliado, pero el croata trató de explicarle que estaba jugando a un ritmo menor cosa que Roger confirmó después en conferencia.

“Realmente luché con la idea de jugar al ritmo que imponga quien esté al servicio y siempre siento que no hago esperar mucho a mis oponentes, pero claramente Marin quería servir más rápido. Le dije que al no haber estado jugado mucho últimamente no entendía bien el ritmo” declaró el suizo.